Salud Natural
Centro Holístico
Inicio
Presentación
Terapias
Alternativas

Talleres y
Cursos

Fundamentos
Científicos
Contáctenos
Eventos
Hierbas
Medicinales


TERAPIA CON ESENCIAS FLORALES DEL MEDITERRANEO

Las esencias florales en general, constituyen la más significativa herramienta terapéutica disponible hoy en día, para armonizar y sanar los grandes conflictos emocionales, mentales o espirituales, que están en el origen de la gran mayoría de las enfermedades.

A partir del año 1976 la Organización Mundial de la Salud reconoció la validez de la terapia floral, como una efectiva forma de medicina alternativa, y la recomienda por su facilidad de uso, inocuidad y bajo costo.

En la práctica estas esencias florales se ingieren como gotas a nivel sublingual, que de manera similar a la homeopatía ingresan directamente desde allí hacia los cuerpos sutiles o campos bioenergéticos del ser humano, armonizándolos y reequilibrándolos.

Tenemos así esencias florales específicas que apuntan, cada una, a aliviar diversos problemas emocionales como por ejemplo el miedo, la tristeza, la culpa, la ansiedad, la depresión, la baja autoestima, y muchos otros.

Para un gran sector de personas que comprensiblemente no tienen conocimiento de lo que significa la terapia con las esencias florales, lo primero que tenemos que aclarar es que éstas no son aromáticas como muchos creen, ni hay que relacionarlas con los aceites esenciales de la Aromaterapia, que es otra respetable disciplina de salud alternativa o complementaria, pero que no obstante tiene sus propias y específicas características en su funcionamiento.

Entendemos que la confusión nace del empleo del término "esencias" que se tiende a asociar con aromas, pero sin embargo en el caso de estas esencias florales, de lo que hablamos es de un patrón esencial vibracional, de una substancia energética inherente a la esencia o contraparte sutil de una flor.

Dicho de otro modo, nos referimos a una impronta o código curativo inteligente que queda impreso en el solvente que baña y empapa las flores, mediante un proceso especial más bien energético que físico, mecánico o químico.

Aunque no sea fácil comprender este procedimiento, lo más importante es aprovechar esta terapia que nos ayuda a recuperar los equilibrios de nuestros diversos sistemas, anímicos y fisiológicos, despertando así las capacidades autocurativas de nuestro organismo.

A pesar de haber indicios del uso de las esencias florales en distintos momentos de nuestra historia pasada, fue sólo a comienzos del siglo pasado en que un connotado investigador inglés, el Doctor Edward Bach(1886-1936), inmunólogo y homeópata, desarrolla la meritoria labor de redescubrir y transmitirnos el conocimiento de la capacidad terapéutica de este sistema. Él consigue elaborar 38 esencias florales (conocidas como Las Esencias Florales de Bach) y articular un método de trabajo con las flores, utilizable incluso por el no iniciado en los usos médicos.

Esta extraordinaria contribución del Dr. Bach ha posibilitado un redescubrimiento de la riqueza energética y curativa del reino vegetal, además de resituar y dar vigencia a uno de los postulados hipocráticos fundamentales: "No existen las enfermedades sino los enfermos".

Trabajos de campo e investigación con las esencias florales apuntan en la actualidad a perfilar y ahondar en una terapia simple, preventiva y eficaz en todo tipo de desequilibrios; una terapia adelantada a su tiempo y poco comprendida, pues se la examina con mentalidad bioquímica, cuando en realidad, tiene más que ver con la física cuántica o la electrónica que con la química.

Posterior a la partida del Dr. Bach, no fue sino hasta la década de los setenta en que otros investigadores, con algunas de sus capacidades de intuición y sensibilidad, lograron desarrollar otros sistemas de esencias florales dotados también de interesantes cualidades terapéuticas.

Las Esencias Florales del Mediterráneo surgieron en los años noventa como una alternativa nueva en el mundo de la terapéutica floral. Fueron creadas a partir de la inspiración del investigador, naturópata y geobiólogo español, Pedro López Clemente, y la mayoría de ellas fueron obtenidas de flores típicas de la cuenca mediterránea en Europa.

Aloe Vera
Lavanda
Rosa Siria

El aporte que hace a este sistema de esencias florales distinto a los demás, es el agregado de una componente áurica, vale decir la suma de la influencia vibratoria del oro, en un proceso alquímico que les otorga una especial potencia energética.

Este agregado áurico por una parte les confiere a estas esencias florales mayores capacidades terapéuticas y por otra, les hace presentar una mayor estabilidad energética frente a determinadas agresiones del medio, como son los campos electromagnéticos de los electrodomésticos, celulares, rayos X, pantallas de TV y PC, etc. Además soportan mejor las alteraciones telúricas y gravitacionales.

Las Esencias Florales del Mediterráneo constituyen un set de 40 esencias distintas que conforman un sistema cerrado completo, vale decir, cubren la mayor parte de las necesidades en el alivio de las alteraciones emocionales más frecuentes en el ser humano.

Link donde se encuentra la descripción de las 40 Esencias Florales de Mediterráneo
:

http://www.efmediterraneo.com/

Adriana Rubio Herrera instructora de Esencias Florales del Mediterráneo

CENTRO OHANI
www.ohani.cl
Nevería 4697 - Las Condes - Metro Escuela Militar
Fonos 4948954 - 2084148 -
2075968
Santiago de Chile

xxxx